Empleo del euskera en Bilbao

Según un estudio realizado por el ayuntamiento de Bilbao en los últimos 30 años la situación del euskera en la villa bilbaina ha cambiado notablemente.

 

Desde el año 1981 hasta el 2011 el número de personas que se desenvuelven “bien” o “bastante bien” en euskera y el de los que hablan el euskera “con cierta dificultad” ha aumentado, y hoy día llega a constituir el 51% de la población de Bilbao; más o menos, 175.000 personas. Más de la mitad son jóvenes menores de 34 años.

 

Deusto, Ibaiondo, Abando y Begoña son los distritos más euskaldunes de Bilbao con el 60% de las personas (100.000 personas) con capacidad para hablar y entender en euskera.

 

Cuando hablamos de lo que los padres les pueden trasladar en vocabulario a sus hijos, esa cifra es muy pequeña ya que son pocos los que han recibido el euskera de sus progenitores, tan solo un 5% del total de la ciudadanía, el resto de persona que dominan el euskera se ha debido al sistema educativo o al sistema de euskaldunización de adultos.

 

El conocimiento de los progenitores del euskera es un factor fundamental para que se de la transmisión lingüística entre generaciones. Si el padre y la madre no dominan el euskera, el idioma que transmitirán a los hijos será el castellano u otro. Sólo en el caso de que los dos progenitores o uno de ellos sepan euskera se podrá producir un aumento de la transmisión lingüística.

 

Entre las personas con conocimiento suficiente para hablar en euskera, el 7,37% lo utiliza en su casa, pero hay que mencionar que en este caso influye directamente la densidad de euskaldunes pertenecientes a la familia; cuantos más familiares con conocimientos del euskera, mayor será la posibilidad de utilizarlo.

 

Para terminar, diremos que de año en año aumenta el número de bilbaínos y bilbaínas que saben el euskera, pero el uso del euskera NO aumenta.

 

Con la intención de potenciar el uso del euskera en Bilbao, la Subdirección de Euskera lleva a cabo unos programas y campañas destinados a animar a los bilbaínos y bilbaínas a que lo aprendan y, sobre todo, a que lo utilicen.